Noticias

Ciudades Satélite

noviembre 03, 2014  |   Prensa   |   »

Lisandra CalderonCiudades Satélite o “Edge Cities”

La tendencia de elegir vivir lejos del centro para vivir mejor.

Nacieron en Estados Unidos en la década de los ´80 y  fueron  desarrollándose tanto en Europa como en Latinoamérica transformando la demografía y pretendiendo descongestionar una ciudad ya saturada.

Se destacan por contar con una ubicación distante de los centros urbanos o municipios pero dependiendo de alguno de ellos en cuanto a algunos servicios. En Argentina, comenzaron siendo “ciudades dormitorio” y de funcionamiento “por temporada” pero a medida que fue aumentando la demanda el destino de las viviendas fue cambiando “a permanente”. Estas ciudades se configuran actualmente como verdaderos núcleos semiurbanos donde se fusiona lo residencial con un entorno de naturaleza y con el trabajo de oficinas, producto de los accesos colapsados a la Capital. Cuentan con un centro espacial y comunitario ocupado por un centro comercial que ante la inexistencia de plazas se convierte en el verdadero y único espacio público.
Ofrecen suelo más barato, seguridad y una elevada calidad de vida con centros comerciales y supermercados, instalaciones deportivas, selectos clubes de golf, magníficos colegios,
hoteles cinco estrellas, todo ello en un entorno tipo “campus americano” rodeado de lagos, bosques, sendas peatonales y bici sendas, sin olvidar que las casas o los departamentos cuentan cada vez más con mejores amenities y magníficas vistas.
En consecuencia, las ciudades satélite han provocado una reconversión de los hábitos y son, por un lado, la residencia elegida por ejecutivos de compañías que pueden llegar más tarde a trabajar y por el otro la residencia de profesionales independientes que eligen instalar su estudio en los edificios de oficinas o de uso mixto construidos cerca de su vivienda y de muchos empleados que trabajan en el centro que han reducido sus horas de trabajo presenciales a tres o cuatro veces por semana para cumplir con sus obligaciones profesionales desde su casa. La idea primordial de todos ellos es evitar viajar tres horas diarias por la autopista, pero también lograr un bienestar propio y de su sus hijos en un ámbito natural con menor encierro.
Las ciudades satélite no son un producto racial sino de clase y su origen es mayormente un fenómeno económico cuyos ideólogos son los desarrolladores inmobiliarios y no los arquitectos.
Poseen todos los elementos de una ciudad: comercio, seguridad, cultura, sociedad y religión. En estas ciudades no se sabe dónde viven las personas que se ocupan del servicio doméstico ni del mantenimiento pero seguramente viven en sus alrededores. Así, la ciudad satélite tiende cada vez más a abastecer los servicios de los habitantes y paulatinamente va adquiriendo una autonomía propia incluso tendiendo a tener su propio gobierno. La demanda por vivir en forma permanente en ellas  aumenta en pos de lograr una mejor calidad de vida lejos de la contaminación, los ruidos y el tránsito.

Leer nota completa


Noticias Relacionadas